Cambio de tren trasero – Seat Ibiza

Este es un buen ejemplo de una reparación que necesita más horas de las que se pueden apreciar a simple vista. Un Seat Ibiza de cuarta generación (2008) llega con una rueda torcida; un golpe que provocó que se tuviera que cambiar el tren trasero por completo.

Cambio de tren trasero - Seat Ibiza (1) Cambio de tren trasero - Seat Ibiza (2) Cambio de tren trasero - Seat Ibiza (3) Cambio de tren trasero - Seat Ibiza (4) Cambio de tren trasero - Seat Ibiza (5) Cambio de tren trasero - Seat Ibiza (6) Cambio de tren trasero - Seat Ibiza (7) Cambio de tren trasero - Seat Ibiza (8)